Conecta con nosotros

Columnistas

CARIBE, DEMOCRÁTICO Y ALTERNATIVO

Por: Hugo Castillo Mesino

ÁGORA RAZÓN

La mañana del 10 de junio de 2017 despertó una profunda motivación de cambio, con la presencia de las delegaciones de la Región Caribe en la ciudad de Barranquilla,  con motivo del Encuentro Regional de la Costa Atlántica del Polo Democrático Alternativo. Parece que las aguas del Ranchería, Cesar, Magdalena, Sinú, San Jorge y la cristalinidad del Mar Caribe hubiesen iluminado a hombres y mujeres, entre ellos a dirigentes nacionales, regionales y locales como una expresión libre vestida de una gama multicolor como lo es la democracia que invita a la búsqueda de la Unidad férrea del Partido, al fortalecimiento y organización del mismo y a la convergencia con otros sectores y movimientos sociales en función de las elecciones al Congreso y a las presidenciales de 2018. Ese escenario oxigenado, después de la inauguración programática del Encuentro, vislumbró una vez más la muestra de camaradería, de madurez política en cómo abordar los aspectos relevantes propios de la organización, admitiendo las coincidencias felices y dándole tratamiento a las diferencias como situaciones problémicas de aprendibilidad, inherentes a  la política de nuestro Partido, que en su ideario, filosofía y principios éticos lo regula; lo cual consagra la contradicción como elemento fundante de desarrollo.

Publicado

en

Por: Hugo Castillo Mesino

ÁGORA RAZÓN

La mañana del 10 de junio de 2017 despertó una profunda motivación de cambio, con la presencia de las delegaciones de la Región Caribe en la ciudad de Barranquilla,  con motivo del Encuentro Regional de la Costa Atlántica del Polo Democrático Alternativo. Parece que las aguas del Ranchería, Cesar, Magdalena, Sinú, San Jorge y la cristalinidad del Mar Caribe hubiesen iluminado a hombres y mujeres, entre ellos a dirigentes nacionales, regionales y locales como una expresión libre vestida de una gama multicolor como lo es la democracia que invita a la búsqueda de la Unidad férrea del Partido, al fortalecimiento y organización del mismo y a la convergencia con otros sectores y movimientos sociales en función de las elecciones al Congreso y a las presidenciales de 2018. Ese escenario oxigenado, después de la inauguración programática del Encuentro, vislumbró una vez más la muestra de camaradería, de madurez política en cómo abordar los aspectos relevantes propios de la organización, admitiendo las coincidencias felices y dándole tratamiento a las diferencias como situaciones problémicas de aprendibilidad, inherentes a  la política de nuestro Partido, que en su ideario, filosofía y principios éticos lo regula; lo cual consagra la contradicción como elemento fundante de desarrollo.

La Costa Atlántica y el Caribe son el lienzo donde se sigue imaginando como pintar y abordar los retos que demandan su problemática social y, a la vez, cómo comprometerse en las soluciones sedientas de su gente; es por ello que las intervenciones regionales ahondaron en la necesidad de hacer un esfuerzo colectivo entre dirigentes y las bases del Partido por ser alternativo en la construccion de poder local, concitando a las distintas corrientes políticas alternativas para confrontar a las fuerzas tradicionales enquistadas en los gobiernos responsables de la ola de corrupción que dejaron sepultados centenares de niños por desnutrición en la Guajira; el abandono conciente del Cesar, representado en el despojo de sus riquezas minero-energética sin la debida responsabilidad social de las emblemáticas empresas transnacionales, sumado a esto se enquista una política de monocultivos que aniquiló su agricultura, otrora despensa alimentaria nacional; el departamento del Magdalena secuestrado por la criminalidad y la sed de los samarios en medio del desastre ambiental del humedal más extenso en biodiversidad del mundo.

La representación del Departamento del Atlántico como anfitrión de este Encuentro Regional fue enfática en señalar la desindustrialización, el crecimiento urbanístico desmedido del Distrito de Barranquilla en la que se da un alto índice de densidad urbana sin mejorar el sistema de redes acueducto y alcantarillado, aunado a los procesos de gentrificación reforzando los cordones de miseria e inseguridad; cercano a este malestar social el Departamento de Bolivar, sufre las mayores presiones ambientales en los Montes de María con la autorización de más de doscientos licencias ambientales para la explotación gasífera poniendo en peligro el mayor ecosistema de la costa, también se lamentó la desidia administrativa con relación al desplome del edificio Blas de Lezo con fatal desenlace de víctimas. 

La delegación del Departamento de Sucre recalcó el abandono del agro por parte del gobierno local y nacional, siendo la corrupción el tema que ostenta el primer galardón en la opinión pública, la cual ha propiciado que los recursos destinados a la alimentación de la niñez hayan sido robados; los cordobeses denunciaron la corrupción sistemática que ha permeado al sistema de salud y educación muy relacionada con las elites políticas emergentes de gran dominio clientelar en el proceso electoral. Como cierre de esta crisis institucional regional está en primer plano la pésima prestación del servicio de Electricaribe y todos sus entuertos en el manejo financiero y administrativo y por último la corrupción histórica y de contexto de la Triple A, en que la han llevado los gobiernos locales.

Al llegar la tarde, se cierra el Encuentro Regional de la Costa Atlántica con un acto político multitudinario con la presencia del Comité Ejecutivo del PDA, destacando en sus intervenciones las calidades y atributos del candidato presidencial Jorge Enrique Robledo Castillo, quien planteo, a su vez, que la  convergencia con los otros sectores es amplia y tiene un carácter ciudadano más que político, enfatizó en hacer un llamado a las bases de los partidos tradicionales sin distingo a que se sumen a esta brigada por salvar a Colombia; aclaró que la convergencia no se puede dar con sectores directivos afectos al santísimo ni al uribismo que defienden un modelo de economía centrado en la locomotora minera y una política agraria que profundiza el latifundio, proponiendo como alternativa la creación de un Ministerio de la Pequeña y Mediana Economía.

Robledo Castillo, de cara a las elecciones de 2018, terminó centrando sus planteamientos en un Programa de Gobierno con la gente y para la gente, en la lucha contra la corrupción sistemática, la Unidad de los demócratas, el apoyo e implementación de los Acuerdos con la insurgencia de las FARC y los diálogos de Quito con el ELN, en la búsqueda y consecución de una paz estable y duradera. 

 

Suscríbete a mi Web: www.agorarazon.com

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER