Conecta con nosotros

Nacional

Democracia

Por Roberto Elías Salcedo Martínez  

 

Democracia es una sola, democracia. Sin embargo en las últimas cuatro décadas se le ha querido poner apellidos, resaltando tal vez lo débil que es su práctica, principalmente en países con conflicto interno armado.

Publicado

en

Por Roberto Elías Salcedo Martínez  

 

Democracia es una sola, democracia. Sin embargo en las últimas cuatro décadas se le ha querido poner apellidos, resaltando tal vez lo débil que es su práctica, principalmente en países con conflicto interno armado.

Se le ha querido superar como representativa, directa, participativa, total e incluso económica… como estará la vaina tan fea, ah. Al término, le pasa lo mismo que al de Verdad, tantas mentiras para su aproximación que termina siendo más lógica la duda. Lo mismo con DIOS que en este caso ha trascendido la santísima trinidad, porque lo cierto es que existen tantos como casi siete mil millones de almas vivientes en el planeta. Les aseguro, no es posible que el dios del gobierno, sea el mismo que el de los hermanos indígenas mucho menos que el del andariego, poeta, músico, en fin. Pero a diferencia de la Verdad y/o DIOS se pueden buscar, buscar y buscar, pero nanay cuca. Distinto ocurre con la Democracia, que si es única, evidentemente está anclada a todo un acumulado histórico de desarrollo de la sociedad con relación al conjunto de los sujetos que la conforma.

 

 

Tampoco podemos quedarnos en el significado literal de democracia, aplaudiendo que nuestro gobierno y legisladores son elegido por el pueblo por votación popular, eso es muy simple, igualmente que llevamos doscientos años de vida republicana, tratando de envolver una patria boba en mantas de corrupción. He aquí la detención, la causa de tanta desigualdad colombiana, una nación privilegiada por la naturaleza, territorio setenta por ciento acuífero y rodeado por dos inmensos mares. La tierra prometida en caso de apocalipsis. Pero poco a poco despilfarrada en manos de élites del poder público que se reeligen tras prácticas de clientelismo, saqueo del erario, compra de paquetes de votos, mafia politiquera que no deja avanzar en la construcción de la democracia, cada vez que se avanza en este propósito, surgen nuevos mecanismos de corrupción para permitir la supremacía de las minorías mezquinas en contra de la felicidad del pueblo. Enseñando que sólo con actitudes deshonestas, alimentando la sed de odio, la utilización de las armas y la violencia, es que se puede sobrevivir en el país.

 

La democracia no tiene color ni partido político, ni adjetivos ni verbos queda claro. Es un ideal de justicia de las personas que están registradas por las autoridades como constituyente de la sociedad. Ahora, quienes garantizan que la democracia sea eficaz son los sujetos (Eeche tu y yo) en los cuales reside el poder soberano de elegir libre y en secreto. La democracia entonces no es cosa etérea, es un sistema que nos permite tener un mayor grado de conciencia para determinar quién gobierna y hasta como debe gobernar, la democracia como tal se construye permanentemente. Es un reto continuo de garantías para el bienestar de la población. La paz primordial eje de convivencia, la equidad en oportunidades, el respeto al entorno, la autonomía administrativa de las localidades, la inversión de presupuestos sociales en educación, salud, cultura entre otros como las redes viales y la recreación, son los indicadores que deben mantener la calidad de vida con plenitud en las personas. A la democracia le tenemos que aportar todas y todos.

 

Los politiqueros han mal acostumbrado a que el voto valga o tenga su precio en debates electorales a cambio de migajas o limosnas, nada de eso, el voto no tiene precio, no se compra ni se vende. El voto es una virtud del poder político. Es el primer esfuerzo en la edificación de la democracia y es el empeño de la renovación de esa construcción. Los griegos, ascendientes de la democracia la tenían clara, para el año 1500 antes de Cristo, surge este sistema en la Asamblea del Pueblo dentro de las Polis Helénicas. Estas ciudades eran la unidad política más importante por lo que a sus sujetos les llamaban ciudadanos, condición natural o civil de vecino, este significado le da la categoría de ser miembro de dicha comunidad conocida como ciudadanía, la cual conlleva a una serie de deberes y derechos que cada persona debe respetar y hacer suyo para que se cumplan. Fijémonos en nuestros tiempos, la dignidad que tenemos que rescatar para entender que no se es ciudadano por el hecho de portar una cédula, sino por tener una vocación altruista para construir una sociedad, cada vez mejor.

 

En Colombia la clase política, de todos los partidos y nuevas tendencias como se llamen, nos tienen de pendejos, han pisoteado la confianza que se les otorga para gobernar en el país y para dirigir sus estructuras imponiendo injusticias por la minoría elitista, quienes se apoderan del aparato productor en función de perdurar como monarcas de generación en generación. Esto tiene que cambiar, pero como enseñan los místicos y misioneros solo el cambio es posible si cambias en tu interior, sólo cambiamos si nuestro nivel de conciencia es superior. La democracia podrá construirse con base en una calidad de votación y no por cambiarla por tejas o cualquier billetico el día de las elecciones. Es deber y derecho del buen ciudadano actuar con honestidad e igualmente hacer cumplir ese compromiso transparente de votar libre, por mejores gobernantes y legisladores en los próximos eventos electorales. Hagamos también cumplir este anhelo en las decisiones de partido y en las consultas que tales organizaciones convoquen.

 

El presidente Santos lleva dos años de mandato, los legisladores le aprobaron las garantías de funcionamiento de sus prometidas locomotoras, los mandatarios locales van a cumplir el primer año de administración, póngase las pilas… ciudadano, exija que su dignidad de ciudadano es para hacerla respetar y ver resultados en sus necesidades básicas como también en el desarrollo local.

 

robertosalcedomtz@live.com

 

Agosto 6 de 2012.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER