Conecta con nosotros

Columnistas

TPP: El secreto ominoso

Por Roberto Follari  

Estados Unidos fracasó con el ALCA, expulsado de Latinoamérica cuando la memorable reunión de Mar del Plata, realizada con Chávez, Kirchner, y con la visita de Fidel. Pero el imperio aprende. Ahora tenemos una nueva versión, un tanto peor que la anterior. Y para evitar que estos tratados desastrosos para nuestros países sean vencidos por la voluntad popular, simplemente se firman ahora en secreto. E incluyen cláusulas por las cuales no puede saberse públicamente de ellos…hasta cinco años luego de firmados.

Publicado

en

Por Roberto Follari  

Estados Unidos fracasó con el ALCA, expulsado de Latinoamérica cuando la memorable reunión de Mar del Plata, realizada con Chávez, Kirchner, y con la visita de Fidel. Pero el imperio aprende. Ahora tenemos una nueva versión, un tanto peor que la anterior. Y para evitar que estos tratados desastrosos para nuestros países sean vencidos por la voluntad popular, simplemente se firman ahora en secreto. E incluyen cláusulas por las cuales no puede saberse públicamente de ellos…hasta cinco años luego de firmados.

De tal modo, a menudo quienes fueron los signatarios ya no son gobierno, y por ello no puede responsabilizarse a nadie que esté en funciones de los efectos deletéreos para la economía de nuestros países y nuestros pueblos.

El TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica), se informa que ha sido firmado, en América -y con Estados Unidos como contraparte- por Canadá, México, Perú y Chile. Permite condiciones leoninas en favor de los intereses de las multinacionales, según la jerga del “libre comercio”. Y a esta última se la estipula de modo tan literal y fundamentalista que se impide cualquier limitación a su ejercicio, incluso por parte de los legítimos poderes públicos nacionales.

Es una lisa y llana entrega de la soberanía nacional al capital extranjero concentrado. Los países renuncian a ejercer control o regulación alguna sobre estos capitales, que en nombre de su “libertad” podrán hacer lo que les plazca. Hasta tal punto es así que se renuncia a aplicar la legislación nacional, e incluso a que la justicia del propio país pueda tener alguna injerencia en situaciones judiciables. En tales casos, existen estrados establecidos “ad hoc”, y que son ajenos al país de aplicación del tratado.

Asistimos a una monumental estafa a nuestros pueblos, y a un golpe mortal a la democracia y la soberanía popular. Aceptar este “gobierno de los pocos”, gobierno del capital transnacional sobre nuestras economías y nuestra justicia, es aceptar condiciones de avasallamiento y humillación, y garantía de hambre en nuestros países para generaciones enteras.

Argentina no ha firmado este engendro. Brasil -con su actual gobierno-, tampoco. Ni Venezuela o Ecuador. No es casualidad: hay gobiernos que son celosos de la soberanía nacional, mientras otros gobiernos están de frente al capital transnacional, y de espaldas a sus propios pueblos.

Está claro que gobiernos como los de aquellos países que se deciden a firmar el TPP (que a nivel mundial se realiza en el TISA, que ya tiene 52 países firmantes), son contrarios a los intereses de sus pueblos, y con esta firma hunden a los mismos en un abismo económico sin fondo. Y que aquellos que, en cambio, se niegan a firmar, están salvando la posibilidad de una condición de dignidad para nosotros, nuestros contemporáneos y nuestras generaciones futuras. 

El Telégrafo, Ecuador.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER