Conecta con nosotros

Columnistas

Ajedrez global

Por Fander Falconí  

En el ajedrez global, las grandes piezas toman agresivas posiciones. La preocupación de Obama por Grecia no es gratuita: Estados Unidos y la Unión Europea entran este mes a otra ronda de negociaciones para firmar un ‘mega-TLC’. Las dos uniones juntas representan casi la mitad del PIB mundial y un tercio del comercio internacional. Mientras EE.UU. y la Unión Europea negocian, esperando ganar con el tratado, en los países emergentes (Brics) sube el liderazgo de China, conformando un banco para el grupo con ayuda de Rusia.

Publicado

en

Por Fander Falconí  

En el ajedrez global, las grandes piezas toman agresivas posiciones. La preocupación de Obama por Grecia no es gratuita: Estados Unidos y la Unión Europea entran este mes a otra ronda de negociaciones para firmar un ‘mega-TLC’. Las dos uniones juntas representan casi la mitad del PIB mundial y un tercio del comercio internacional. Mientras EE.UU. y la Unión Europea negocian, esperando ganar con el tratado, en los países emergentes (Brics) sube el liderazgo de China, conformando un banco para el grupo con ayuda de Rusia.

El momento actual está caracterizado por una supremacía del capital financiero que, al expandirse y circular por todo el tablero mundial, con los medios tecnológicos a su alcance, se impone y condiciona las relaciones internacionales establecidas entre todas las naciones del planeta.

En ese ajedrez, marcado por la inestabilidad del Medio Oriente, la crisis de Ucrania y la disputa de las potencias por África, es necesario analizar al menos, dos circunstancias. 

En primer lugar, la pérdida de la hegemonía (política y comercial) estadounidense y su búsqueda de nuevas alianzas internacionales; en particular, mediante negociaciones en el llamado Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica TPP, y con la búsqueda de un acuerdo entre el TPP y la Unión Europea, que busca ampliar sus posibilidades comerciales o extender su campo en materia de defensa, como una forma de contrarrestar su declive. Otros movimientos importantes de EE.UU. son: las negociaciones nucleares con Irán, el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba, el nuevo acercamiento con Brasil y las sanciones a Venezuela.

Pero, en realidad, la gran jugada de EE.UU. es lograr la mayor zona de libre comercio y de inversiones del planeta con la Unión Europea (la Asociación Trasatlántica de Comercio e Inversión, por sus siglas en inglés TTIP). Los contenidos de las negociaciones aún no están disponibles a la opinión pública. Son las jugadas ocultas. El TTIP incluye comercio, ‘homologación regulatoria’ (unificación de normas de salud, ambiente, seguridad laboral, etc.), y los arbitrajes de inversión (ya vetados por algunos países europeos). Un ‘megatratado de libre comercio’.

En segundo lugar, otro elemento que caracteriza el momento actual es la fuerte presencia política, comercial y financiera de China, que cada vez aumenta su participación global y amplía su clase media. China consolida una alianza cada vez mayor con el resto del Brics, en particular con Rusia. Un elemento importante de esta alianza fue la creación del Banco de Desarrollo del Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), como una alternativa a los tradicionales organismos financieros como el FMI y el Banco Mundial, con un capital autorizado inicial de 100 mil millones de dólares y un capital suscrito de 50 mil millones de dólares. Así mismo, 57 países miembros participaron en la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, con sede en China, y con un capital autorizado de 100 mil millones de dólares.

En el ajedrez global, las grandes piezas se deslizan en función de sus intereses políticos, comerciales y financieros. Buena parte del mundo no se percata que juegan una partida.

@fanderfalconi

El Telégrafo, Ecuador.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER