Conecta con nosotros

Columnistas

¿Cuánto hay que dar?

Por Fander Falconí  

Las discusiones sobre el cambio climático y el calentamiento global, a la hora de tomar medidas reales, suelen terminar en la pregunta irresponsable de los ricos: ‘¿Cuánto hay que dar?’. Pero no ofrecen dinero para solucionar los problemas ambientales, originados por ellos mismos, sino para paliar o ‘mitigar’ sus temibles efectos. Y lo peor de todo: los ofrecimientos vienen condicionados o nunca llegan.

Publicado

en

Por Fander Falconí  

Las discusiones sobre el cambio climático y el calentamiento global, a la hora de tomar medidas reales, suelen terminar en la pregunta irresponsable de los ricos: ‘¿Cuánto hay que dar?’. Pero no ofrecen dinero para solucionar los problemas ambientales, originados por ellos mismos, sino para paliar o ‘mitigar’ sus temibles efectos. Y lo peor de todo: los ofrecimientos vienen condicionados o nunca llegan.

No pueden caer los países del Sur en esa trampa. No estamos rogando caridad, estamos exigiendo justicia porque somos las víctimas de la ambición irresponsable del capitalismo; es más, la mayor víctima es la naturaleza, que también tiene derechos.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) y los diversos organismos ejecutores de sus políticas fueron creados para dar respuestas a las necesidades y a los derechos de toda la población del planeta. Sin embargo, ¿por qué algunos países no responden frente a algunos compromisos y protocolos que son el resultado de una exigencia mundial? Esta es una pregunta medular que nos sitúa en el centro de un asunto que deja de ser diplomático para volverse estrictamente político.

Frente a este egoísmo y a la crisis de las acciones conjuntas ejemplificada por la ONU, sobrevienen las soluciones bilaterales.

La semana pasada, Estados Unidos y China, los dos países mayores contaminantes del mundo, alcanzaron un acuerdo de ‘mínimos’. Se podría decir: ‘peor es nada’. El acuerdo muestra las enormes debilidades del multilateralismo y la escasa responsabilidad efectiva para afrontar uno de los mayores desafíos de la humanidad. China, que emite un cuarto del total del dióxido de carbono (CO2) del planeta, empezará a reducir sus emisiones de gases efecto invernadero (GEI) a partir de 2030. EE.UU., que emite el 17% del total de CO2, se comprometió a reducir sus GEI para 2025 entre 26% y 28%, respecto a los niveles de 2005.

En forma adicional, el presidente Barack Obama ofreció aportar $ 3.000 millones al fondo verde de la ONU para el clima, “que ayudará a los países en desarrollo a adaptarse a los efectos del cambio climático”.

El Sur no tiene que ‘adaptarse’ a los daños que provocan los países ricos. Debido a la falta de urgencia, no nos queda más que la exigencia de nuestros derechos internacionales y el reclamo de las deudas ecológicas acumuladas.

La búsqueda de una posición propia de nuestros pueblos también implica exigir que no se disfrace como cooperación internacional el interés financiero de las potencias que dicen brindar asistencia técnica.

Rogar una dádiva para mitigar los errores de los países ricos es mostrar la otra mejilla para que nos sigan abofeteando. Por ejemplo, ante la exigencia de que preservemos los bosques tropicales de Sudamérica, cabría preguntar qué hicieron los países ricos con sus propios bosques y, lo que es peor, cuánto contribuyeron a destruir los nuestros. También cabría interrogarnos: ¿por qué no aceptan compensar el evitar emisiones de CO2 por dejar bajo tierra combustibles fósiles?

En vez de dar limosnas, los países capitalistas deben cumplir con sus obligaciones ambientales.

El Telégrafo, Ecuador.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER