Conecta con nosotros

Columnistas

Discurso en lanzamiento del libro: Pensamiento Pizarro Jaramillo

Acudiendo a cuanto encuentran; algunos críticos, nos adjudican el defecto que señala, que en la Izquierda no sabemos conjugar el verbo agradecer. Por supuesto que ello no es así. Por eso comienzo expresando nuestros agradecimientos a Don Enrique Cuellar, director editorial de Cuellar Editores que sacó este libro de la clandestinidad y me ayudó a someterlo a la implacable crítica que se aproxima

Avatar

Publicado

en

Acudiendo a cuanto encuentran; algunos críticos, nos adjudican el defecto que señala, que en la Izquierda no sabemos conjugar el verbo agradecer. Por supuesto que ello no es así. Por eso comienzo expresando nuestros agradecimientos a Don Enrique Cuellar, director editorial de Cuellar Editores que sacó este libro de la clandestinidad y me ayudó a someterlo a la implacable crítica que se aproxima

 

INTRODUCCIÓN Y AGRADECIMIENTOS

Acudiendo a cuanto encuentran; algunos críticos, nos adjudican el defecto que señala, que en la Izquierda no sabemos conjugar el verbo agradecer. Por supuesto que ello no es así. Por eso comienzo expresando nuestros agradecimientos a Don Enrique Cuellar, director editorial de Cuellar Editores que sacó este libro de la clandestinidad y me ayudó a someterlo a la implacable crítica que se aproxima. Mis agradecimientos a la Sociedad Académica Santanderista de Colombia y a sus directivos Doña Cecilia Fernández de Pallini, Olimpo Morales Benítez y José Asunción Suárez, respectivamente Presidenta Vitalicia, Presidente Titular y Secretario General. Los dos últimos tataranietos del General Santander. Igualmente, a todo su equipo de trabajo Y lo han hecho dándole hospitalidad a un bolivariano “pura sangre”, que no se somete a la absurda falsificación histórica de polarizar nuestra independencia entre bolivarianos y santanderistas, cuando la verdadera contradicción fue entre los partidarios de nuestra completa independencia y el reducto de realistas anti históricos que soñaban con seguir haciendo parte de un imperio cuando éramos en realidad simplemente unas lejanas colonias.

El agradecimiento a mi esposa, Yolanda Galiano de Bula, baluarte de la familia, a mis hijos Camilo y Paula a sus parejas Narda Pérez y Luis Gerardo Castaño, a mi nieta Sofía Bula y al o la que está por llegar; este agradecimiento no encuentra palabras. Son sentimientos sin dimensiones cuantitativas perennes como nuestras creencias en el universo y en el Dios cósmico.

ESTE NO ES UN ACTO PARTIDISTA NI ELECTORAL

Les reitero que este no es un acto partidista ni tampoco está inscrito en la campaña electoral. Tal y como lo han ejercitado quienes me han antecedido en el uso de la palabra, hemos sido y seré respetuoso pues a nadie se le invita para maltratarlo. Desde luego me dirigiré a Uds. con mi modelo de siempre. Permítanme identificarme, y no quebrantaré el esquema de este encuentro. Soy militante del partido Polo Democrático Alternativo. He ejercido la oposición política civilista por 16 años en la última etapa del país reeleccionista. Participé con miles de colombianos en la hermosa propuesta de la candidatura presidencial del Senador Jorge Enrique Robledo, hasta que se consideró necesario en el partido, retirar esta candidatura, que fue la entrega de la joya de la corona; para concretar la conformación de la Coalición Colombia con la candidatura del profesor Sergio Fajardo, en cuya aspiración me encuentro matriculado.

DOS CONSTANCIAS

Las principales consideraciones y sublimes opiniones del suscrito, sobre la portentosa herencia que recibimos de Carlos Pizarro y de Bernardo Jaramillo, está consignadas en el texto cuyo lanzamiento, en la generosa compañía de Uds. hacemos en el día de hoy. No creo que sea necesario añadir nuevas tesis e hipótesis al respecto, por lo menos en esta oportunidad.

De pronto dos constancias. La primera; que Bernardo Jaramillo fue asesinado siendo integrante del Comité Central del Partido Comunista de Colombia, candidato presidencial y presidente de la Unión Patriótica. Eso hay que respetarlo.

Pero igualmente, Bernardo Jaramillo, estaba comprometido no solo con el Movimiento Por el Socialismo Democrático que yo dirigía, sino con otras expresiones políticas de la izquierda Democrática y con toda Colombia en la fundación de un nuevo partido: el Partido Socialista. Eso también hay que respetarlo.

También debemos decir que Carlos Pizarro fue el último comandante del M-19, en la línea sucesoria de Jaime Bateman, Iván Marino Ospina y Álvaro Fayad. Eso hay que respetarlo. Pero también es cierto que la Alianza Democrática M-19, fue fundada por 17 organizaciones de la izquierda civil y que al suscrito le correspondió inscribir la candidatura de Pizarro, por petición que el mismo Pizarro hiciera, a la Presidencia de la República. Eso también hay que respetarlo. De todo lo anterior hay pruebas contundentes, en el documento que hoy les entregamos.

DOS POLÍTICAS CONCORDANTES

Hemos estado a la cabeza de dos políticas concordantes. De una parte, nos hemos pronunciado por acuerdos pacíficos y políticos para poner fin a la violencia en Colombia. Pero al mismo tiempo y con cuanto valor, hemos rechazado la táctica de la lucha armada y de la denominada combinación de todas las formas de lucha. Y hemos condenado el terrorismo, el secuestro y demás procedimientos criminales. Y no lo hicimos desde los púlpitos, que son tan respetables, tampoco desde los cuarteles, ni desde los altos clubes de los heliotropos de las altas élites sociales. Lo hicimos desde

el movimiento sindical, desde las universidades, desde los barrios proletarios, en fin desde la entraña misma de los movimientos populares con el puño cerrado y en alto la bandera Por eso apoyamos a Jaramillo y a Pizarro, desde el primer instante de su histórica rectificación. Planteamientos que encontraron coincidencias con los efectuados desde el comienzo de esta contradicción, con los que sostuviera dirigente Francisco Mosquera. Era nuestro deber que cumplimos con inmenso afecto por nuestros dos camaradas, infamemente crucificados por el dañado y punible ayuntamiento de lo más execrable de la sociedad colombiana.

La segunda constancia, es la siguiente, para no entrar en elucubraciones fantasiosas. A Pizarro y a Jaramillo los asesinaron, porque querían fundar un partido que iba a ganar las elecciones presidenciales de 1990.El establecimiento político, económico y social que desgobierna al país, sabía perfectamente que, en la historia de nuestra nacionalidad, han sido los partidos y movimientos de características ideológicas nacionales y democráticas, aquellos que han sublevado la gleba y reciben el apoyo multitudinario de las masas patrióticas e indignadas con la ignominia. Pero en general les ha faltado consistencia. Pero, de otra parte, no han sido las insurgencias guerrilleras, y lo decimos con respeto, las depositarias del fervor revolucionario de trabajadores y campesinos, de estudiantes e intelectuales, de empresarios nacionales y de las capas medias de la población. Por eso los asesinaron. Colombia se hubiese adelantado cerca de 20 años a los gobiernos de avanzada, que con diferentes resultados, itinerarios y contradicciones han accedido a los gobiernos en importantes países del continente. 

NUESTRO APOYO A LA PAZ HA SIDO EL MAS MERITORIO

Hemos respaldado la búsqueda de la paz. Nuestro apoyo ha sido, sin lugar a ninguna duda el más meritorio de aquellos que se han ofrecido: si a la paz y oposición al gobierno. Hemos dicho que no somos moderados sino radicales. Radicales en la defensa del estado de derecho, por la democracia y contra cualquier dictadura, por la independencia de las tres ramas del poder público, por la defensa del monopolio del Estado en el uso de las armas, por la justicia, la libertad, la paz y la plena independencia de la patria.

LA SOBERANÍA NACIONAL NO SE NEGOCIA

Me ha comisionado el equipo de socialdemócratas de la Fundación que les transmita a Uds. una preocupación galopante. ¿Cuál es la principal reivindicación para la Colombia de hoy? Contestamos nosotros sin ninguna vacilación y en forma inmediata:

LA CONQUISTA DE LA SOBERANÍA NACIONAL. Es decir, el derecho a la autodeterminación de los pueblos y a la igualdad jurídica y material de los estados. Sin plena independencia no hay nada. Nada.

Por supuesto ninguna dignidad. También el desarrollo económico y el crecimiento de las fuerzas productivas serán incompletos. Las medidas políticas de los gobiernos sufragáneos estarán orientadas a satisfacer al emperador de turno de los Estados Unidos. Mientras más extraño, desde el punto de vista psicológico, sea el comportamiento del atorrante, mayor será el peso de la dependencia. Las cumbres de las Américas, que han debido ser el escenario, para que la América Latina y el Caribe, presenten no un lloriqueo molondrón de plañideras, sino las medidas concretas y garantistas de la soberanía, las líneas definitorias de los acuerdos económicos, políticos, militares y diplomáticos; han sido por el contrario pobres encuentros de sanedrines, en los cuales el presidente Santos se ha lucido en la práctica de su única lealtad: su cercanía a los Estados Unidos. En una pasada cumbre, en la de Cartagena, declaró que eso del Imperialismo era un “estereotipo trasnochado”. Digamos para no discutirle todo, que ciertamente es un estereotipo, pero uno que tira bombas, asesina jefes de estado, invade naciones soberanas, mantiene centros de tortura, como el de Guantánamo y pretende que sus aberraciones arquitectónicas sean financiadas por el país víctima, después que en el siglo pasado le arrebataron por lo menos la mitad de su territorio. Como a Colombia con Panamá. La política del país del norte, no de su pueblo que está hoy en las calles, contra el proyecto del gobierno racista, que algunos preveían como de aislamiento y ejercicio de un proteccionismo al revés, se ha constituido por el contrario en una verdadera amenaza para la paz mundial. Por fuera de toda legalidad y quebrantando el derecho internacional se le ocurrió desestabilizar el medio oriente para favorecer a las multinacionales del gas y del petróleo, que son los verdaderos gobernantes que junto con el presidente ruso Vladimir Putin ahora son los que designan al presidente de los Estados Unidos. Eso dice el FBI. Alianza temporal por supuesto.

¿Pero a quien le creemos? Al presidente Trump que acusa al exdirector del FBI, Señor James Comey de haber cometido innumerables delitos o al mismo funcionario; ¿que compara al gobierno de Trump con estructuras mafiosas? Para no disponer de preferencias digamos que hay que creerles a los dos. En la última cumbre celebrada en Lima, Santos le ofreció al vicepresidente de los Estados Unidos pleno apoyo por la acción criminal contra el pueblo sirio y su legítimo gobierno.

TAREAS PARA EL PRÓXIMO GOBIERNO

El nuevo gobierno colombiano tiene que impulsar el fortalecimiento de la UNASIUR y de la CELAC, que no pueden ser organismos multilaterales ideológicos sino geopolíticos. Y tiene que entrar en cercanas relaciones con los estados que le están haciendo contrapeso al hegemonismo del norte.

Independientemente que no estemos proponiendo como modelo para nuestro sistema institucional sus estructuras políticas, Colombia no puede permitir que gobiernos adversos a los intereses del pueblo colombiano, se apropien en forma exclusiva de las relaciones con la Federación Rusa, con la República Popular China y con la República Islámica de Irán. Que por lo demás son estados nucleares. El futuro del Caribe Colombiano dispondrá de un componente internacional extracontinental. Y será el peso de la fuerza y no del derecho- que no existe- lo que determinará el mantenimiento de nuestra integridad territorial. En el infortunio, ni

los Estados Unidos ni la Unión Europea acudirán en defensa de Colombia.

El nuevo gobierno, tendrá que, en forma inmediata, reconocer el Estado Palestino. Colombia es el único país de la América Latina ajeno a esta realidad inobjetable. Se impone la solidaridad con ese pueblo heroico, sin olvidar que la migración mas importante que ha llegado a Colombia, que se ha integrado totalmente con nuestro mestizaje, es el proveniente de Siria, el Líbano y Palestina.

EL TEMA DE LA SOBERANÍA HA ESTADO AUSENTE EN LA CAMPAÑA

Pero tenemos que lamentar que estos asuntos de la soberanía nacional y de la política internacional, sean tan ausentes en esta campaña electoral. La defensa de la independencia de Colombia no puede ser una tarea exclusivamente de las expresiones políticas de la izquierda colombiana. No nos dejen solos; patriotas debemos ser todos los colombianos. Es de competencia de la nación entera, de todos los partidos, de todas las creencias religiosas, de todas las etnias, de todas las clases patrióticas. De trabajadores y de empresarios. He aquí un punto de verdadera convergencia para un legítimo gobierno de Unidad Nacional. La defensa de la soberanía nacional no puede estar condicionada a nada. A nada. Tiene que ser absoluta para que sea real y verdadera.

LA COSMOVISIÓN SOCIALDEMÓCRATA

Cada vez que hablamos de estas cosas, se nos conmina para que digamos públicamente si estamos o no por la defensa de la propiedad privada. Sin ninguna vacilación claro que si, pero la de todos. Esa ha sido nuestra posición y desde siempre. Pero por supuesto y derivada de nuestra cosmovisión socialdemócrata impulsamos un modelo de régimen de economía mixta que también comprende la defensa de las tres propiedades: la pública, la privada y la social-comunitaria. Por ello le haremos oposición a la decisión del gobierno neoliberal de vender lo último que quedaba de Telecom, o sea el 32,5 % de las acciones. Como lo hicieron recientemente con Isagen. Pobre Colombia sometida a un régimen que regala sus propiedades de telecomunicaciones y energéticas.

OTROS TEMAS

Se me acabó el tiempo. Solo planteo algunos temas para otra oportunidad:

1°. Gerardo Molina, en su libro las Ideas Socialistas en Colombia, se separa del injusto concepto de Carlos Marx sobre Bolívar y registra sus medidas verdaderamente revolucionarias, así como también la reforma a la educación impulsada por Santander. Lamenta que no existió un partido. Consideración completamente ligada y vigente a estos infortunios de los tristes meses de abril en nuestra historia. Y a otros.

2°. Colombia tiene que abolir la extradición de nacionales que hayan cometidos los delitos en Colombia. La presencia de la DEA en Colombia es inconstitucional y lesiva a la dignidad de la República.

3°. Está demostrado que la corrupción en nuestro país no puede ser combatida ni eliminada por la institucionalidad colombiana. Pero para no entregarnos a la DEA, que es la madre de la corrupción, planteamos que el modelo a seguir es el de Guatemala. Misión de la Naciones Unidas investigando toda esta putrefacción. Así procederemos de inmediato.

4°. Colombia tiene que plantearle a la comunidad internacional; así como también a los organismos internacionales multilaterales, la iniciación de un proceso que nos conduzca a la despenalización de las drogas, como lo están haciendo en otros países del continente e incluso en algunos estados de los Estados Unidos y en Europa. Es el único camino cierto y científico que terminará con este flagelo para la humanidad, y para Colombia la humillación de la nación y el dolor producido por sus compatriotas caídos como consecuencia del seguidismo en este asunto de la política impuesta. Las propuestas de la Fiscalía General de la nación son retardatarias, contraproducentes y pro imperiales. Tanto en los temas de la extradición como de la despenalización disponemos en la Fundación de abundantes textos de estudio y de investigación, que no pueden ser materiales de archivo sino de plena vigencia para esta empresa por la dignidad nacional. Están disponibles para todos.

PD: Al finalizar y cerrar este volumen, hemos tenido conocimiento de una resolución de acusación, sobre el caso de Pizarro y de Jaramillo emitida por la Fiscalía General de la Nación de septiembre del año pasado. Está providencia tiene 194 páginas. Es bastante completa y será objeto de nuestro posterior estudio.

5°. Finalizo como al principio. Expresando agradecimientos. A los dos prologuistas, Jaime Dussán y Alexander López. El compañero Dussán puede considerarse como coautor de este manifiesto. A su esposa, Stefanía Almanya por la colaboración como maestra de ceremonia. Con Dussán pactamos una hermandad desde esas épocas independiente de las contingencias de la política.

Al compañero Fernando Cortés, de la Fundación., quien, durante los últimos cinco años, o más, tomó esta publicación como propia, y registró decenas de veces los textos a los cuales siempre le encontrábamos correcciones. Fernando es hoy uno de los conocedores más profundos de los planteamientos de la Social Democracia.

A los familiares y amigos de Pizarro y de Jaramillo, Mariela Barragán compañera perenne de Bernardo, y a los compañeros presentes. A Myriam Rodríguez quien me ha expresado a nombre de su hija María José Pizarro, su presencia espiritual en este acto, ya que se encuentran fuera de Bogotá.

Queremos extender este homenaje a la memoria de Jaime Pardo Leal y de Luis Carlos Galán. Nuestra solidaridad con sus familiares y compañeros.

Y finalmente al decir del poeta, Jorge Zalamea, “a nuestro prójimo más cercano a nuestra más inmediata semejanza”; a los compañeros coordinadores de los equipos de la Fundación: el mismo Fernando Cortés, Camilo Sotelo, Liliana Marín, Arturo Soler, Alejandro Sánchez, Maritza De la Ossa, Javier Muñoz, Natalia Dimey, Camilo

Sánchez, Javier Pardo, Andrés Dimey … quienes en esta hora de relevo hacen de esta nueva etapa de mi vida, diferente en participación política, que ella sea sin nostalgia y con muchas esperanzas en el porvenir y progreso de las ideas del socialismo democrático y de la social democracia en Colombia.

Copiándonos un poco del verso de Rilke en El Abanderado, podemos decir: “Estamos Tranquilos porque Uds. llevan la bandera “.

COMPAÑEROS

Bernardo Jaramillo y Carlos Pizarro: les estamos cumpliendo…

¡VENCEREMOS!

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER