Conecta con nosotros

Columnistas

El pensamiento de José Martí y Europa

Por François Houtart  

Por primera vez, a principios de junio, el consejo científico del Instituto José Martí se reunió en Europa, en Villa Real de San Antonio al Sur de Portugal. El instituto se dedica al estudio y a la difusión del pensamiento de José Martí y su consejo está constituido por miembros de varias nacionalidades. Se encuentran, entre otros, Federico Mayor, antiguo director de la Unesco; Frei Betto, de Brasil; Jorge Puig, antiguo ministro de la República de Santo Domingo;

Publicado

en

Por François Houtart  

Por primera vez, a principios de junio, el consejo científico del Instituto José Martí se reunió en Europa, en Villa Real de San Antonio al Sur de Portugal. El instituto se dedica al estudio y a la difusión del pensamiento de José Martí y su consejo está constituido por miembros de varias nacionalidades. Se encuentran, entre otros, Federico Mayor, antiguo director de la Unesco; Frei Betto, de Brasil; Jorge Puig, antiguo ministro de la República de Santo Domingo;

Raúl Pérez Torres, de Ecuador; Héctor Pardo, de Cuba; y otros de Italia, Francia, Bélgica, etc.

La Europa de hoy se encuentra en una crisis profunda, fruto de las políticas neoliberales que acentuaron la desigualdad social. La respuesta de la Unión Europea son políticas de austeridad, que acentúan el problema, haciendo pagar a los más pobres y a las clases medias el precio de la crisis. Durante la reunión del consejo se anunció que la Comisión Europea, junto con el FMI y el Banco Mundial (la troica), pedía a España un aumento del IVA y una disminución de los gastos sociales.

Se hablaba también de un libro publicado en París, El capital en el siglo XXI, del economista francés Thomas Piketty. Después de varios años de investigación sobre la distribución de los ingresos en varios países, en el curso de los dos últimos siglos, el autor llegaba a la conclusión de que el aumento de las desigualdades provocaba una estagnación del crecimiento y no lo contrario, como lo afirma la economía clásica. Tal resultado contradecía la lógica del capitalismo, aprovechándose de la crisis para acentuar su concentración.

Frente a eso, el pensamiento y la experiencia de José Martí tienen sentido. Él no tenía la respuesta a todas las situaciones ni podía anticipar los problemas de hoy, pero disponía de una experiencia en el ‘vientre del monstruo’, con dos aportes a la situación de Europa.

En primer lugar, la crítica del capitalismo, en plena expansión en Estados Unidos del fin del siglo XIX. Martí describió, como testigo directo, la lucha entre los capitalistas y los trabajadores, y daba nombres y cifras. Mostraba que la acumulación exigía la desposesión de los trabajadores, recibiendo un salario de miseria. No fue un analista como Carlos Marx, sino un testigo. Al mismo tiempo, denunció la colusión entre el capital y los dos partidos estadounidenses, Republicano y Demócrata, indicando sus funciones de auxilio de los intereses capitalistas.

Es importante para Europa saber que la misma lógica produce los mismos resultados, y que si los tiempos son diferentes, el capitalismo permanece, es el mismo: salvaje cuando puede y ‘civilizado’ (social o verde) cuando lo debe. Se aprovecha de la crisis para forzar a desregular, y regresa a su carácter agresivo, sin la menor consideración ética. El lobbying de las empresas frente al Parlamento y a la Comisión europeos es la manifestación de la misma colusión entre política y capital.

En segundo lugar, Martí tiene un lenguaje prospectivo que permite evitar una visión apocalíptica, cuando lanza la idea de ‘con todos para el bien de todos’. Se trata de un nuevo paradigma más allá del capitalismo, y no de una socialdemocracia de agua tibia como las europeas; ni de un unanimismo acrítico, sino de la lucha para el bien común de la humanidad.

El Telégrafo, Ecuador.

 

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER