Conecta con nosotros

Columnistas

Frontera en paz

Por Horacio Duque  

Se dio el cara a cara entre los presidentes Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos. Ocurrió en Quito, Ecuador.

Funcionaron los escenarios de la integración y la solidaridad latinoamericana que con tanta audacia, energía, liderazgo y convicción promovió el inmortal Hugo Chávez. De la unidad de los pueblos y las naciones del sur que ha sido la búsqueda ininterrumpida de la revolución cubana y de Fidel.

Publicado

en

Por Horacio Duque  

Se dio el cara a cara entre los presidentes Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos. Ocurrió en Quito, Ecuador.

Funcionaron los escenarios de la integración y la solidaridad latinoamericana que con tanta audacia, energía, liderazgo y convicción promovió el inmortal Hugo Chávez. De la unidad de los pueblos y las naciones del sur que ha sido la búsqueda ininterrumpida de la revolución cubana y de Fidel.

El conflicto y los problemas que se han sucedido entre las dos naciones el último mes, en manos de la OEA y la manipulación del gobierno imperialista gringo, ya nos tendrían al borde de la guerra y los conocidos escenarios de violencia que promueve el gobierno de los Estados Unidos por todo el planeta. Pensemos solo en lo que ocurre en Siria y el Medio Oriente.

Que tal este acontecimiento frontera gestionado por el caballista del Uberrimo. Gritos, insultos, amenazas, locura, bravuconadas. Lo vimos en Cúcuta y Maicao. Ya tendría una “Contra” a lo largo de los 2219 kilómetros del límite, al estilo de la nicaragüense de los años ochenta, haciendo daños y provocando más derramamiento de sangre de los dos pueblos hermanos.

No es poco lo que ha ocurrido. Hay que interpretarlo de la mejor manera. El Presidente Juan Manuel Santos procedió con mucha sensatez, tranquilidad,  ponderación, sin infantilismos y con la madurez de quien asume la complejidad del asunto en los términos de un estadista. La canciller Holguín actúo en la misma línea. Decir lo contrario es delirante.

El Presidente Nicolás Maduro  ha procedido en los términos de sus responsabilidades como principal líder del pueblo y el Estado venezolano. No se fue por las ramas. Tomo las decisiones necesarias. Coloco con franqueza y contundencia los problemas que afectan la buena vecindad: paramilitarismo, narcotráfico, contrabando, especulación financiera y conspiración contra la institucionalidad bolivariana mediante la más descarada manipulación mediática desde el territorio colombiano. Era un giro innecesariamente aplazado durante años por los dirigentes de la revolución bolivariana. Era lo mejor. Y así lo hizo el presidente Maduro y su canciller Rodríguez. Otro estilo. Otras maneras de asumir esas complicadas problemáticas. Cómo se equivocan con el sucesor de Chávez los grupos de ultraderecha y de ultraizquierda. Maduro está demostrando que con él la cosa es en serio. Que no delira, que  no se va por las ramas, le pone el pecho a las cosas, sin perder el sentido de la realidad. Considerando las correlaciones de fuerza. Perfecto. Me gusta. No le como cuento a los que lo ridiculizan con trivialidades y comicidades. A quienes lo estigmatizan con chistecitos de mala muerte.

La canciller Delsy Rodríguez ha cumplido un papel trascendental, apoyada en la diplomacia bolivariana y chavista. Firme, rigurosa, sin rodeos. Los intereses de la patria de Bolívar están en muy buenas manos. Fue directo y desenmascaro la cizaña uribista, ultraderechista, imperialista y de las maquinas mediáticas de la mentira y el engaño.

La unidad latinoamericana, las raíces históricas comunes de las dos naciones, el pensamiento y la obra de Bolívar, de Chávez y Fidel constituyen la base fundamental del nuevo entendimiento entre Santos y Maduro, entre Colombia y Venezuela, dos naciones hermanas. Mejor, una nación en los términos de la comunidad imaginada de Anderson. Eso es una nación: una comunidad imaginada, con lenguas, con culturas y pueblos comunes que se imaginan, en el lugar en que estén, como miembros de un mismo sujeto colectivo.

Estos son los siete puntos del acuerdo entre los dos Jefes de Estado  y la plataforma de la Frontera de paz que se debe proyectar paulatinamente hacia el futuro:

– El retorno inmediato de los respectivos embajadores.

– Realizar una investigación seria y profunda de la situación de la frontera.

– Reunir a los equipos de ministros inmediatamente para empezar a tratar los temas sensibles de la frontera, reunión que continuará el miércoles 23 de septiembre/2015 en la ciudad de Caracas.

– La progresiva normalización de la frontera

– La coexistencia de los modelos económicos, políticos y sociales de cada país.

– Hacer un llamado al espíritu de hermandad y la unidad, propiciando un clima de mutuo respeto y convivencia.

– Continuar trabajando con el acompañamiento de Ecuador y Uruguay.

Frontera de paz es lo que surge de este acuerdo. Quedó aislado Uribe Vélez, el agente de la ultraderecha paramilitar que promueve la guerra y violencia. Las elecciones del mes de octubre nos confirmaran que el repudio de la sociedad será generalizado contra este peligroso agente de la sangre y el atropello. Contra este enfermizo enemigo de la paz entre los colombianos. Se quedó con los crespos hechos. Un loquito incorregible. Hay que mandarlo rápido a la cárcel para que le hago compañía a sus compinches criminales. Nada imposible, es cosa de perseverar hasta que se haga realidad.

Nota. El acuerdo entre las candidatas a la Alcaldía de Bogotá, Clara López y María Mercedes Maldonado, es un paso que blinda las conquistas sociales y populares de los bogotanos. Es una muralla contra la fantasía neoliberal peñalosista del cemento y contra el contratismo de los pulpos conocidos por su saqueo de los presupuestos distritales. Es el momento más importante de la unidad de la izquierda en todas sus expresiones colombianas, que por primera vez se da en la historia nacional. Hay que buscar en los días siguientes nuevos escenarios de convergencia con los movimientos y partidos que defienden la paz, la ampliación de la democracia y el pluralismo, esa fue la experiencia de las elecciones presidenciales del año anterior, especialmente entre la primera y segunda vuelta. El billón de pesos que vale reparar los daños de Peñalosa en el Transmilenio de la Caracas, con sus losas y relleno fluido fraudulento debe ser repudiado ampliamente por los capitalinos. Las maniobras del candidato de la ultraderecha de todos los pelajes, para impedir el inicio de las obras del Metro hay que denunciarlas y explicárselas con claridad a la ciudadanía, pues el que se afecta directamente es el derecho democrático a la movilidad.

El señor Peñalosa y su faraónico programa de obras, más parecen un  proyecto para Vancuver o Toronto. Se equivocó de ciudad este señor, vive en otro mundo, ajeno a los problemas inmediatos de la Capital colombiana. Bogotá necesita Metro de manera inmediata; necesita empleo para 370 jóvenes; necesita buen vivir con la naturaleza; necesita más universidad distrital gratis y de calidad en las localidades; necesita más democracia; necesita más transparencia en su espacio público y menos malandros tipo Rios, Vélez y Vargas Lleras despojando los presupuestos oficiales.

Continúe leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook

⚠️LO MÁS RECIENTE ⚠️️

NUESTRO TWITTER